Nunca en todas las separaciones Tenemos ruptura

La manana que conoci a Sarah me estaba muriendo. Pedi un cafe con leche en la cafeteria de el campus por motivo de que ella habia pedido uno. Con el fin de compensarlo, me mate sobre deseo Incluso altas horas sobre la noche. Por suerte, lo habian dispuesto con leche descremada, nunca entera, asi que tenia permitido cenar.

Con la pandemia causando estragos en mi ambiente y la anorexia gritando en mi interior, necesitaba a Sarah. La novia era la destello personificada ojos castanos dorados, aretes colgantes, estrellas en su jersey, el hoyuelo en una mejilla. Me envio un mensaje de escrito despues sobre la segunda cita de proclamar que era “amable” desplazandolo hacia el pelo “linda”.

Decidi creerle por motivo de que sabia que moriria En caso de que lo hacia.